Marta y Luis

21 de September del 2009

Situada a pocos km de San Sebastián, esta casa rural es una delicia. Silencio absoluto para los viajeros que van en busca de reposo, las habitaciones limpias y cómodas, unas vistas maravillosas (todo lo que alcanza la vista es verde) y una "mestressa" muy agradable y preocupándose por hacer la estancia lo más placentera posible. Pudimos disfrutar de las fiestas en agosto sin tener la necesidad de estar alojados en la capital.